Especiales de los Chalacos

El Camino Incaico

(Autor: Alberto Muñoz Tesson)

El Callao tiene lugares de buena tertulia; en mi juventud escuchaba las conversaciones de un grupo de chalacos como el Señor Lombardi, “Moisesito” León, Augusto Tanaka, Carrasco, el señor Valle padre de mi amigo Rolando Valle y tantos chalacos que nos reuníamos después de terminar nuestra jornada de trabajo en el Puerto. Entre todos ellos el que más me impactaba era el Sr. Lombardi, un hombre muy culto aunque no recuerdo su nombre pero aprendí mucho de Historia con él y fue en el café Italia, esto entre Sáenz Peña y Saloom donde escuche por primera vez sobre el Camino Incaico. Este tipo de buen dialogar se practicó entre los patas del barrio y el “tronco”; fue el lugar preferido de los famosos coloquios en Santa Marina Norte esto al frente de la casa de mi amiga del alma Sonia Odria. ¡Cómo nos habrás requintado Sonia! Una de esas noches llegaron dos de los "europeos" (apelativo que dimos a un grupo de muchachos del barrio de Santa Marina Norte) famosos por su peculiar forma de ser. Algún día escribiré sobre ellos; venían del Cusco contentos de haber conocido esta ciudad y más aún de haber hecho el Camino Incaico. Eran los finales de los 1970s. Esa misma noche había habido una discusión entre “ Mariategui” y uno de los muchachos. Mariategui era muy bueno para el coloquio profundo de allí su apelativo (nunca supe su nombre) pero para tirar golpe naca la pirinaca. Algo extraño en un chalaco. Lo que sí fue corriendo a su casa y trajo a su perro conocido como “El Silencioso” uno de sus dos pastores alemanes, esos que muerden primero y después ladran.

Ya más tranquilos los dos viajeros nos contaron sus experiencias en el Cusco y que tan sólo con 48 soles de aquellos tiempos (épocas de depreciación monetaria) para un mes la habían pasado recontra bien (creo que lo mínimo diario en el Cusco eran como 60 soles) no pensaron en hacer el camino Incaico pero conocieron dos “teutonas” en buen chalaco: se les presento la virgencita y decidieron acompañarlas los 4 días por el camino incaico, eso si compraron una lata de atún para el viaje esto para no quedar mal con las chicas.

Quedé impactado con sus relatos algo así como las aventuras del Barón Münchausen................. al día siguiente le comenté a Yoly (en aquellos días éramos enamorados) "porque no hacemos el Camino Incaico algún día".

Yoly vino a estudiar a los Estados Unidos y en su estadía en este país aprovechó para comprar equipo de montaña, ya que habíamos acordado que nuestra luna de miel íbamos a hacer el Camino Incaico. Viajamos a los Estado Unidos casados para que ella continué con sus estudios pero siempre con las ganas de hacer este viaje de aventura...pasaron largos 20 años de casados y se nos vino en mente celebrar nuestro aniversario de... viajar a Francia le dije (maricondas mías) .... y así conocer a los Tesson aquellos parientes que según mis investigaciones como Historiador y mandando emails a Francia son del norte de este país: Mon nom de famille est Tesson ancetres au emigre au Perou.S’il vous plaite je diser savoir de quelle region de france je viens...

A los pocos días exclame: Sacre Blue!!! Un ilustre historiador Francés me respondió: Le nom de famille "Tesson" est originaire de Normandie, Nord de la France............Orne, Thuli.

Me dio como 45,448 Tesson pero uno de ellos me pareció más interesante y me arrimé más a éste que elevaba mi “yo” y decía: Gilbert de Tesson el Porta estandarte de Guillermo el Conquistador rey de la Normadia fue el que conquistó Inglaterra después de la batalla de Hasting y por la bravura de mi ancestro (mismo Carlucho Bernal cuando venían los coronguinos a hacernos la bronca al barrio)....recibió como premio el castillo de Anwick en el Norte de Inglaterra... ah chicha, castillo, titulo nobiliario etc. etc. De repente me dejó alguito..... pensé .....este castillo está cerca de donde está el antiguo equipo de fútbol del “Nol” Solano. Bueno Yoly que importa iremos también a Inglaterra (tarjetazo nomás). Por esos días escuchamos en un programa cultural de Radio Caracol 1160 en Miami “Cita con Enrique Córdova”, un colombiano que conoce la Historia del Peru mismo Basadre; tocaron Valicha ese huaynito cusqueño y nos recordó nuestros días de estudiantes universitarios especialmente en la famosas peñas folklóricas: Saycope y el Hatuchay en el Rimac. Le dije a Yoly: porque no nos vamos al Cusco y hacemos el famoso Camino Incaico según lo habíamos pesando para nuestra luna de miel. Aceptamos y cambiamos nuestras maletas por nuestro equipo de montaña. Empezamos hacer ejercicios por tres meses todos los días caminando por las chacras acá en Homestead al Sur de Miami porque sabíamos que iba a ser del caracho; de pasadita recogíamos un poco de mangos y paltas para aumentar el peso en las mochilas (Levítico19:9-10). Esto mejoró mucho mi físico. El camino Incaico está considerado con categoría de cansadito.

En Lima nos esperaba nuestro compañero de viaje Javier... en estos días está haciendo con un grupo de caminantes el viaje a Choquekirao. Tomamos el avión de Lima al Cusco, esto en el mes de Septiembre, en mi opinión es un buen mes para hacer viajes a la Sierra del Perú. ¡Qué lástima! Hubiese preferido hacerlo por carretera pero las casi dos semanas de vacaciones tenían que ser aprovechadas al máximo... a aquellas personas que quieren viajar al Cuzco les recomiendo hacerlo por carretera y conocer los paisajes tan hermosos de nuestra serranía uno de los mas bellos del mundo esto sin ningún “chauvinismo”. La mejor época para recorrerlo es durante la temporada seca o sea de abril a octubre. De noviembre a marzo es temporada de lluvias.

El aeropuerto del Cusco es pequeño. Lo que me llamó la atención es que llegando nos dieron un mate de coca, esto para el mal de altura mas conocido como “soroche”. Una Ilustre familia en el Cusco, Edmee Gonzáles, nos brindó hospedaje. Realmente quedamos encantados con todos ellos y muy agradecidos, muchas familias en el Cuzco están brindando sus hogares. Honestamente se siente el calor de hogar. El proceso de aclimatación en el Cusco es muy importante para aquellas personas que no están acostumbradas a la altura, la ciudad está a los 3600 metros (10,000 pies) sobre el nivel del mar. El primer día es recomendable conocer los alrededores de la ciudad, les aseguro que el tiempo se estanca en esta ciudad.

El Cusco (Qosco Llacta) fue la capital del imperio Incaico. Las crónicas originales refiere que su plano original observaba la forma de un puma y que su cabeza era Sacsahuaman y su ombligo era la Huaycapata, la Plaza de Armas en la actualidad, de donde salían los cuatro caminos. De allí el nombre de Imperio del Tawantisuyo, éste último viene de la fusión de dos palabras tawa =cuatro y suyo=caminos;.....los cuales iban del Cuzco hasta Pasto en Colombia y por el sur hasta Concepción en Chile. Por eso que le digo a una dama chilena que trabaja conmigo "señora la palabra wawa (bebe), guata (barriga) y yuyo (planta) eso tan rico que le ponemos al cebiche son de origen quechua. Ya no me habla mucho la señora, "no Albertito está usted equivocado…"

El primer punto en conocer la ciudad es la Plaza de Armas, la cual en sus orígenes tenía el doble de su tamaño actual. La ciudad fue descrita con asombro por el cronista Xerez en el siglo XVI; los españoles superpusieron construcciones levantando edificios e iglesias en parte con los escombros de edificios incaicos que hasta ahora se mantienen intactos y que dan un contraste a la ciudad mejorando aún más su encanto. Posiblemente el imperio del Tawantisuyo se forjó con las conquistas emprendidas por una tribu establecida en el Cusco a partir del siglo XIII DC.

La palabra Inca se aplica a la serie de emperadores (también sapa inca o gran rey) que forjaron el Tahuantisuyo. Las grandes conquistas del imperio empiezan a partir del inca Pachacutec y su sucesor Tupac Yupanqui (1438 -1493 DC). Sacsayhuaman se encuentra a dos kilómetros de la ciudad, desde este lugar la vista del Cusco es hermosa y panorámica; me impresionó mucho las murallas formadas de piedras grandes que encajan una con otra asombrando a los turistas. Su nombre quechua significa “halcón satisfecho”. Garcilazo de la Vega cuenta que Apu Rimachi fue el arquitecto principal y que Acahuanca Inca y Calla Cunchui siguieron con las obras. Pedro Cieza de León otro cronista de la conquista la llama casa real del Sol, lo que confirmaría que fue un templo dedicado al culto solar…..

Kenko esta como a 6 Km del Cusco, la carretera es muy buena; su nombre significa laberinto y esto por las galerías que se pueden ver en su interior. Da la impresión que fue un lugar de cultos secretos, el labrado de la roca es todo un arte pisos, techos mesas. Los Españoles pensaron que esto pudo haber sido un anfiteatro. En el área se observa un gran bloque de piedra de unos 6 metros y que pudo haber tenido la forma de un puma.

Tambomachay, se encuentra a 8 km del Cusco se le conoce como los Baños del Inca. Las piedras están finamente labradas, caídas de agua proveniente de los manantiales y fuentes termales cercanas (lo que se piensa que estuvo relacionado con el culto al agua).

Al segundo día decidimos conocer el valle Sagrado de los Incas... requisito prioritario antes de ir a Macchupichu, es como la entrada a un buen banquete.. La aventura empieza a las 6 de mañana en la plaza de Armas del Cusco. Es increíble la cantidad de turistas y microbuses. El servicio de primera "on time" y los precios, mejor. Subimos como 16 personas de diferentes países, ingleses (todos clientes de Baclays Bank), japoneses, peruanos y “grindios” (nosotros). Me llamó mucho la atención que el Cusco tiene una geografía de contrastes. Me hacía la pregunta ¿cómo se pudo alimentar a una población tan grande como la que había en esta ciudad? mientras avanzabamos, no le encontraba sentido a esto pero el valle sagrado era la respuesta a todo esto de una belleza impresionante. Los incas lo llamaron Yucay, uno de los más fecundos del país, se extiende a lo largo del río Vilcanota el más viejo y sabio de los ríos altitud es de 2800 mts lo que hace más agradable el clima.

En el valle existen una sucesión de pintorescos pueblos, andenería y zonas arqueológicas por mencionar algunos como Pisac, Calca, Yucay Urubamba, Ollantaytambo y Chincheros los cuales ofrecen hoteles y restaurantes al gusto de los más exigentes. El camino es agradable pero con muchas curvas. El valle está a unos 2800 mts sobre el nivel del mar. El primer punto de parada es el mirador de Taray donde realmente se divisa el valle. El paisaje es sorprendente para aquellos que son amantes de la fotografiá. Más adelante, el segundo punto es Pisac, un buen punto para probar resistencia para los que desean hacer el Camino Incaico. Pisac se encuentra a 32 Km al noroeste del Cusco, es un pueblo pintoresco con características mestizas y coloniales, con un importante centro arqueológico y con una gran cantidad de andenerías.

Después de visitar las ruinas uno va al pueblo con un mercado dominical que ha llegado a ser el favorito de los turistas y los días domingos después de la misa en quechua con la presencia de los Varayoc (autoridades locales). Camino al corazón del valle se llega a Calca pueblo rodeados de los cerros nevados Pitusiray y Sawasiray y hasta baños medicinales. En Urubamamba paramos a almorzar lo cual fue un buffet no tan caro lo que sí muy bueno.

Ollataytambo se encuentra sobre ambas márgenes del río Vilcanota a unos 76 Kms de la carretera asfaltada del Cusco. Como todos los pueblos del valle se levanta sobre la antigua ciudad inca. Fue un gigantesco conjunto agrícola administrativo social religioso y militar. Destacan los andenes. Por su ubicación estratégica Ollataytambo fue una construcción hecha para la defensa de los Antis.

Para llegar a Chincheros, último punto del recorrido, es necesario volver a Urubamba. Este pueblo se encuentra a 30 Km del Cusco. Uno de los principales atractivos de la zona es la feria dominical donde los campesinos vienen desde los pueblos trayendo consigo sus productos para comercializalos y cambiarlos por otros. Su organización social se basa en el Ayllu. Es una zona donde aún se conserva el trueque, una forma de comercio. Al igual que Ollataytambo está construida sobre una base incaica. Según estudios realizados, el conjunto urbano lo conforman una serie de edificaciones. Me llamó la atención ver diferentes niveles. Posee un rico patrimonio cultural. Llegamos al Cusco a las 9 de la noche y a descansar ya que el día siguiente nos esperaba el plato fuerte.

En este segundo día por la falta de tiempo me quedé con las ganas de estar cerca al confín de las planicies de Maras por donde alguna vez caminaron Mariano Quispe el que conversaba con los aukis, los Punarunas de Paucartambo y Saturnino Wilka ese hombre común pero que no era común y que su palabra se viene arrastrando desde el fondo de los tiempos personajes del Kuntur Wachana, aquella película peruana de los 70s.

Al tercer día salimos a las 6 de la mañana a la estación del tren en el Cusco para el viaje. Como a las 10 de la mañana llegamos a nuestro primer destino Q'oriwaynrachina, lugar conocido como el km 88. En este lugar lo primero que se hace es contratar a un portador, son las personas que nos ayudan a llevar parte del equipo y al mismo tiempo es una fuente de trabajo para ellos. Me cayo bien a primera vista un joven de unos 22 años, estaba con su esposa ella con una hermosa vestimenta de la zona hablaban en Quechua o Runa Simi. Ella atrás llevaba a su wawa. Todo educado me acerquó y le pregunté: Hayk'amanta apawah q'ipiyta Inka ñanninta? El me respondio: “Twenty soles every day”. ¡Hay caracho! dije ¡me la hizo! Nuestros compañeros de barrio fueron unos holandeses muy educaditos ellos.

Su esposa le había preparado su comida para estos días. Le dije: no se preocupe señora que la comida está incluída (¡qué sí comía el muchacho!). En el puente tienes que reportarte a la policía y a los empleados del INC, ellos son pura disciplina prusiana. Me dieron el precio por hacer el camino pero vi que otros jóvenes presentaban su carnet de estudiantes y yo presente el mío del MDC así que se me hizo un descuento por ser estudiante.

El inicio es sencillo. Cruzando el puente de Kusichanca vi unos burros; pensé inmediatamente en el burro “visco” ese el de Marcahuasi que llevaba a la gente cerca al precipicio, me puse contento porque desee alquilar uno para que Yoly pudiera ir en él pero estaba prohibido que acémilas transitaran por el camino. Se remonta una pequeña cuesta y de ahí todo es pampita por un buen tiempo; además, la vista es preciosa, pasamos por un lugar lleno de eucaliptos y al costado las ruinas de Llactapacta, con una gran cantidad de andenes (en la actualidad si los andenes del Valle sagrado estubieran produciendo calmarían el hambre en el sur de Perú ).

Mientras más subíamos, la vista era impresionante, la inmensidad de la cordillera del Urubamba y la imagen del nevado La Verónica (5860 metros de altura), antiguamente llamado Weqey Willka (lágrima sagrada). La subida es lenta pero agradable y esto por la cantidad de gente que hace el camino. Yo habría calculado unas 200 personas incluidas grupos organizados o sea que es una aventura al gusto del bolsillo. Tranquilamente el viaje se hace en cuatro días, el recorrido es de aproximadamente 34 kms. Nosotros lo hicimos en 4 dias pero esto está condicionado al estado físico del visitante. Continuamos por la quebrada de Cusichaca, el clima es caliente, más adelante había un pequeño caserío, descansamos y seguimos ascendiendo hasta nuestro primer campamento Wallabamba. Yoly nos preparó una deliciosa sopa de sobre. Eran como las 5 de la tarde, el panorama era magnífico, cerca de allí se puede llegar a Patawasi donde se pueden ver algunas construcciones incaicas. Totalmente agotados descansamos. Ya muy de madrugada empezamos nuestro segundo día, las primeras horas fueron duras y esto por lo malo del camino pero un poco más adelante vimos como empezaban a aparecer parte del Camino Incaico…me imaginaba que ya estábamos sobre los 3500 mts ya que se veía ichu (pasto de la montaña), vimos un lugar de campamento llamado llullupama, que se encuentra sobre una pequeña zona plana y es un buen lugar para descansar antes de subir hasta el segundo punto. El segundo día es el más difícil. La subida es tediosa, lenta y muy pronunciada pendiente nadie se apura todos vamos al mismo paso atrás nuestros amigos los holandeses . El cambio ecológico de una zona a otra se aprecia dejando atrás una quebrada fértil y ahora estando en una zona fría y con muy poca vegetación. Lo que sudaba para subir este tramo me producía escalofríos, no de miedo pero era mi ego eso de tesonero, que me decía "siga adelante".

Por fin tras varias horas llegamos a Warmihuañusca (donde la mujer muere) a unos 4200 metros, nos sentamos a tomar fuerzas para la bajada la cual consideré fácil. Desde este lugar se puede observar ya el Camino Incaico bien definido….(Fue descubierto por Hiram Birgham cuando realizaba los trabajos de limpieza entre 1913 y 1915). Lo que se conoce como el Camino Incaico es un pequeño tramo dentro de lo que fue la red de comunicaciones incas construidas en todo el territorio). Empezamos la bajada, tan pesada como la subida ya que los pasos de las escalinatas eran largos esto ¿para que se sienta menos el cansancio?

Entramos al Valle del Río Pacasmayo, un lugar muy ideal para acampar y pasar la noche. Nosotros decidimos seguir y cruzar el segundo punto alto todo este segundo día. Esto nos estaba tomando como 12 horas de caminata. Llegamos al segundo punto alto a unos 3800 mts (12,400 pies) donde se puede ver y visitar las ruinas de Runkuraqay. Esta estructura circular pudo haber sido un observador o un mirador. Dos bellas lagunas nos dan la bienvenida al paso de Runkuracay con un emocionante descenso entre abismos y quebradas, esto acompañado de un viento bastante fuerte. Muchas personas acampan en este lugar pero nosotros decidimos seguir. Mas adelante vimos las ruinas de Sayaqmarka, la cual es una imponente construcción muy bien conservada. Esta construcción esta compuesta por un laberinto de pasadizos estrechos y la única manera de llegar es por una empinada escalera de piedras al borde de la montaña. Empezó una pequeña lluvia y buscamos un lugar donde acampar. Cerca de allí un grupo numeroso de españoles. Toda la noche llovió y nuestras carpas resistieron la lluvia. En la mañana pudimos observar que era una zona de mucha vegetación llena de plantas exóticas; un buen desayuno para los 4 y seguimos adelante dejando atrás este enigmático lugar. El camino empezó a ascender y más adelante encontramos el primer túnel con algo así de más de 20 mts de largo y en declive. Más adelante las ruinas de Phuyupatamarka que significa “pueblo sobre las nubes” lo que si siempre estaba nublada. Vi unas plataformas algo así como pequeñas piscinas y se me informó que eran para baños rituales que servían para las ceremonias religiosas. El estado de conservación de esta zona está en perfecto estado. Después de descansar seguimos el camino. Se hacia en forma descendente hasta pasar por un segundo túnel, el camino se hace plano siguiendo el curso del río Urubamba hasta que llegamos a Wiñay Wayna “por siempre joven”, para muchos la ciudadela más atractiva antes de Machupichu. Este sistema de andenerías está construido sobre una empinada ladera, tiene 4 sectores principales, el sector urbano, el sector de las terrazas, el sector de las fuentes rituales y el sector de la torre. Buscamos un lugar donde acampar y no había. Era impresionante la cantidad de caminantes en estos días de septiembre. Por fin hayamos un lugar y estuvimos nuevamente con nuestros amigos los holandeses, en esta zona hay un hospedaje para visitantes que cuenta con varios servicios. Nos despedimos de nuestro guía ya que esta última etapa decidimos hacerla con nuestro equipo. Salimos muy de mañana para poder llegar al IntiPunku o Puerta del Sol desde donde se podía ver el amanecer. En la Ciudadela de Macchupichu el camino no es de tanta subidas lo que si el paisaje se torna bello con bastante vegetación y abajo el río el camino está bastante bien delineado en esta etapa hasta que vimos un puente levadizo de troncos. Pasamos este lugar y vimos unas escalinatas empinadas, tomamos aire y realmente aquí pagamos penitencia para llegar al Intipunku, ya en este lugar descansamos un poco para tomar fuerzas y seguir. Serían como las 6 de la mañana, mucha gente esperaba en este lugar que las nubes se alejaran y así poder contemplar la ciudadela nosotros seguimos por un camino ancho y con las lozas anchas y bien cómodas a nuestras pisadas observando una cantidad impresionante de orquídeas por toda esta zona, "por fin llegamos" me dijo Yoly. Tiramos nuestro equipo cerca a un lugar de muchas terrazas y pudimos contemplar la ciudadela completa. Era como un cuadro, el paisaje impresionante y es de las pocas cosas que ese hablan de este lugar por los 4 puntos cardinales la vista es impresionante se diría místico. No me cansé de observar todo el entorno natural de la ciudadela; tomamos un desayuno, error mío ya que me cayó muy mal todo el día. Dejamos el equipo en un sitio acondicionado para esto y a recorrer todo la zona arqueológica, sitio por sitio y escuchando a los guiás y las preguntas de las personas….

Como a las 3 de la tarde bajamos en unos buses hasta Aguas Caliente donde esperábamos el tren de retorno al Cusco. Muchos rostros me eran conocidos de los 4 días. Empezamos a conversar y ver nuestros puntos de vista. Muchos de ellos eran viajeros de mucha experiencia: La ruta de la seda, El Camino de Santiago, El Rif en Marruecos, etc. Antes de tomar el tren vi a nuestros compañeros de viaje los holandeses, me acerqué a ellos y me despedí. Tan sólo les dije: muchas gracias por haber venido a mi patria de vacaciones y ellos comprendieron esto. Miré a mi esposa y dentro de mí dije "ya encontraré un pretexto para no ir a Francia este año y así poder visitar las ruinas de Choquekirao en Apurimac".

“Un hombre que ha viajado deja de ser el mismo”


Nota: Prohibida la reproducción sin el consentimiento del autor

©1997-2005 CHIM PUM CALLAO